martes, 22 de marzo de 2011

Anatomía, fisiología y patología de los pies

Los pies están constituidos por una compleja estructura de huesos y músculos irrigados por vasos sanguíneos e invervados por terminaciones nerviosas.

En este tema vamos a estudiar la anatomía, fisiología y patología de los pies.

El profesional de la estética va a trabajar sobre ellos de forma directa y necesita unos conocimientos que le permitan saber cómo funcionan estas estructuras.

Por último veremos ciertas patologías que han de ser reconocibles por el profesional de la estética.


Los pies son parte fundamental del cuerpo humano. Cualquier tipo de alteración que padezcan puede producir posturas incorrectas que afecten a otras partes de nuestro organismo.

Anatómicamente es muy parecido a la mano, sin embargo la evolución ha dotado a los pies de una funcionalidad diferente: ha perdido su capacidad para asir / coger y se han adaptado a nuestro caminar erguido. La configuración de los pies permite la bipedestación.

Todo el peso del cuerpo recae sobre los pies.

El pie se articula con la pierna por medio del tobillo


Los pies están constituidos por una estructura compleja fundamentada en cuatro elementos:

Huesos
Músculos y ligamentos
Vasos sanguíneos
Terminaciones nerviosas

Vamos a ver cada una de sus partes desde un punto de vista anatómico, a continuación veremos la fisiología del pie y sus movimientos, y finalmente veremos las principales patologías que pueden ser tratadas en un salón de estética.


Desde el punto de vista óseo, podemos dividir anatómicamente el pie en tres zonas:


- Tarso

- Metatarso

- Dedos


Tarso:

1er, 2º y 3er hueso cuneiforme: el 1º es el más grande de los tres, el 2º y el 3º se sitúan en medio del empeine.

Hueso cuboides: es un hueso corto, irregular, se sitúa en línea con el 3er cuneiforme en la parte externa del pie.

Hueso escafoides: es un hueso corto, se sitúa en la parte interior del pie.

Hueso astrágalo: es un hueso con seis caras, se une a la tibia y al peroné mediante ligamentos.

Hueso calcáneo: es el más importante de los huesos del pie. Constituye el talón del pie, por tanto, el primer punto de apoyo del cuerpo al caminar.

Desde el punto de vista de las articulaciones, los pies necesitan estar reforzados por ligamentos fuertes que estabilicen el movimiento aguantando el peso.

Los ligamentos son el elemento que aporta movilidad a los pies para poder caminar de forma correcta.

El astrágalo está unido a la tibia y al peroné además de los huesos calcáreo y escafoides. Dispone de ligamentos a ambos lados.


Músculos del pie

Son junto a las articulaciones los responsables de los movimientos del pie.

El tendón de aquiles une los gemelos con el hueso calcáreo, mide unos 15 cms. y es el más grueso y fuerte del cuerpo

El músculo pedio se encuentra en la cara dorsolateral externa del pie. Extiende desde el metacarpo las falanges tirando de ellas hacia fuera para corregir las desviaciones de los dedos hacia dentro.


Vasos sanguíneos

La irrigación de los pies se canaliza a través de dos arterias:

- La arteria tibial anterior. Esta arteria continua en recto por la parte dorsal del pie transformándose en la arteria pedia a la altura del metatarso. Posteriormente se ramifica formando la arteria interósea y la arteria dorsal del metatarso.

- La arteria tibial posterior. Desde esta arteria se forman las dos arterias plantares interna y externa.

En cuanto a las principales venas, estructuran en dos ramales:
Las venas plantares y la vena pedia. Ambas siguen un trayecto similar al arterial. En la parte dorsal se encuentra una red de venas que drenan las venas safenas mayor y menor.


Nervios

- El nervio safeno: proviene del nervio femoral, acompaña a la vena safena mayor.

- El nervio plantar está constituido por dos ramales: el nervio plantar medial: inerva los tres primeros dedos y la mitad del 4º, además de parte de la región metatarsiana. Y el nervio plantar externo: discurre más escorado hacia el lado externo del pie. Irriga el 5º dedo y la mitad del 4º

- Nervio ciático: es el nervio más largo y grueso del cuerpo. Nace en la pelvis y discurre a lo largo de la extremidad bifurcándose en dos ramales: el nervio poplíteo interno y el externo. Estos nervios ser van dividiendo y llegan hasta el pie.


Uñas

Las uñas del pie presentan una estructura similar a las uñas de las manos aunque con algunas diferencias:
- Tienen una forma más rectangular con el borde más recto.
- Presentan un crecimiento más lento que en la mano.

Al tratarse de una zona siempre cubierta, las patologías de las uñas de los pies presentan algunas patologías propias que requieren tratamiento podológico.


Fisiología del pie

Movimientos del pie:

* Flexión – extensión: son movimientos del pie respecto al tobillo. El primero es un giro hacia la planta y el segundo en sentido contrario.

* Pronación: giro de la planta hacia fuera, por tanto apoyamos el pie por la lado interno.

* Supinación: giro de la planta del pie hacia dentro, por tanto el pie se apoya por el lado externo

* Abducción: con el talón como punto de giro, movimiento de giro hacia fuera.

* Aducción: giro de la parte anterior del pie hacia dentro.


Vamos a clasificar las patologías del pie en cuatro tipos distintos:

- Patologías traumatológicas: relacionadas con anomalías óseas o musculares
Son aquellas que afectan a la forma de apoyar la planta del pie. Distinguimos algunos tipos:
* Pie plano: se da cuando la totalidad de la superficie de la planta tiene contacto con el suelo. Es más frecuente en niños porque todavía no se ha desarrollado el arco. Una de sus causas es la obesidad.

* Pie cavo: es la patología opuesta al pie plano. El pie se presenta excesivamente cóncavo en la planta.

* Pie talo: el talón recibe la mayor parte del peso del cuerpo. Se debe a anomalías del astrágalo.

* Pie equino o zambo: es la patología opuesta a la anterior. En este caso en la zona del metatarso la que soporta la mayor parte del peso corporal.

* Pie valgo: el pie presenta una ligera rotación girándose hacia fuera apoyando más la parte interna de la planta.

* Pie varo: es el caso contrario al anterior. El pie apoya sobre el borde externo de la planta.

* Hallux valgus: desviación interna del dedo gordo hacia dentro y de la articulación hacia fuera.


- Patologías cutáneas: relacionadas con anomalías de la piel. Es habitual encontrar en los pies patologías comunes a las manos: callos, sabañones, hiperhidrosis… a parte de estas vamos a destacar dos patologías específicas:

* Papiloma: es una infección producida por un virus con aspecto similar a una verruga pero que crece hacia dentro. Se presenta en la planta o en los laterales del pie.

* Pie de atleta: dermatitis de origen micónico (hongos) que aparece entre los dedos. Produce descamación, enrojecimiento y vesículas. Suele aparecer picor.


- Patologías ungueales: muy similares a las de las manos pero con algunas singularidades. Son similares a las de las uñas de las manos.

Las más frecuentes son:
* Uña encarnada: se da cuando un fragmento de uña penetra en la piel provocando inflamación.

onicogrifosis
* Onicodistrofia: causada por infección fúngica (hongos) que producen su engrosamiento, deformidad y decoloración.


* Onicogrifosis: conocida como uña de garra. La uña ve afectada su morfología produciéndose un engrosamiento de la placa ungueal que toma forma de caracol.


- Patologías endocrinas: afectan los diabéticos.

* Pie diabético: se trata de una patología caracterizada por una infección, ulceración o destrucción de los tejidos profundos relacionados con enfermedades de tipo vascular periférica en las extremidades inferiores que afecta a pacientes con diabetes.

1 comentario:

  1. Estupenda información, muchisimas gracias por compartirla, me ha sido muy util.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar